jueves, 28 de agosto de 2008

RESVERATROL: DE LA NATURALEZA PARA NUESTRA SALUD



Conocido es ya por todo el mundo el poder de las frutas en el cuidado de nuestra salud. Las vitaminas y elementos esenciales que nos proporcionan nos mantienen libres de enfermedades. O así es como debería ser. El hecho innegable es que, en los tiempos que corren, el comer alguna fruta de vez en cuando no es ni mucho menos suficiente. Ni siquiera consumiendo las cinco porciones de fruta y verdura recomendadas por las organizaciones de salud.


Existen factores con mucho peso que nos obligan a reconsiderar la situación:


Nuestro ritmo de vida actual, unido a la contaminación ambiental, el estrés, y la mala alimentación, nos llevan a un estado de salud pobre, débil, y mucho mas necesitado de lo que lo pudieran estar nuestros antepasados. A todo ello podemos añadirle una excesiva sobreexplotación de las tierras, lo cual significa que las cosechas que se recogen son extremadamente pobres en vitaminas y nutrientes.


A las tierras sobreexplotadas durante años no les queda mas de un 10% de propiedades nutritivas. Es como si mantenemos una planta durante años y años en una maceta y sólamente la regamos, sin cambiar la tierra.


La planta se verá mustia, pequeña y sin vida. Es lo que ocurre con las cosechas de hoy en dia. ¿Quien puede garantizar que sus productos vegetales provengan de una cosecha de barbecho, como se hacía antiguamente? El barbecho permitía a una parte de la tierra descansar mientras se cultivaba otra, y así, mediante el sistema de rotación, se conseguían productos ricos y llenos de nutrientes esenciales para nuestra salud. El poco barbecho de hoy en día se realiza mas por razones burocráticas y económicas de la UE, que por conseguir una mejor calidad de la producción.



El porcentaje de tierras en barbecho es muy pequeño (en España, un 10% de las tierras de cada agricultor). Entre la falta de barbecho, la sobreexplotación de la tierra y los cultivos genéticamente modificados, nuestra fruta y verdura es de una calidad muy inferior a la que consumían nuestros antepasados.


Es por ello que aunque consumamos varias piezas de fruta y verdura al día, ni siquiera nos aproximaremos a la cantidad de vitaminas y antioxidantes que necesitamos. Hace 100 años, consumiendo dos o tres naranjas teníamos suficiente vitamina C para mantenernos sanos. Hoy en dia, tendríamos que consumir varios kilos de naranjas al día para acercarnos a la cantidad de vitamina C que nuestro organismo necesita, especialmente en estos tiempos de carencias alimentarias, comida basura, estrés, dietas, etc.


Lo mismo ocurre con otro tipo de vitaminas, minerales y aminoácidos que son imprescindibles para conservar una salud óptima y libre de enfermedades.


Sobrevivimos, cierto es, pero ¿con que nivel de salud? Cuando somos jóvenes, el cuerpo lo aguanta todo. Pero pasada cierta edad, y después de innumerables carencias, nuestro cuerpo nos pasa factura. ¿Por qué hay tantas enfermedades hoy en dia? En una sociedad tan avanzada, con una ciencia que ya lo puede casi todo, no es normal que cada vez existan mas enfermedades, que el cáncer se lleve por delante a tanta gente, y que, aunque vivimos mas años, debido a las medicinas que nos mantienen vivos pero enfermos, nuestra calidad de vida es peor.


¿Alguien conoce alguna persona de cierta edad que no tome varias medicinas? ¡Gente de mediana y avanzada edad que ingieren cada día pastillas, jarabes, cápsulas de todas las formas y colores, y además muchos parecen enorgullecerse de ello! El otro día escuché una conversación entre dos señoras, y una le decía a la otra: "¡pues eso que a ti te pasa no es nada comparado con lo mío: yo me tomo treinta pastillas al día! - se pavoneaba la señora. Y su amiga la miraba con envidia. Dios mio, ¿a donde hemos llegado?


Pues así están las cosas. Hoy en día muchos creen firmemente que pueden hacer lo que les de la gana con su alimentación, que luego el médico los curará a base de toneladas de fármacos.
Es hora de que la gente se vaya dando cuenta de que la alimentación es la base de nuestra salud. Y como nuestras dietas y modos de vida no dan la talla para cubrir las necesidades de nuestro organismo, necesitamos una ayudita extra, pero no en forma de productos sintéticos y químicos. La naturaleza nos da todo lo que necesitamos para tener una salud de hierro. Y los suplementos que tomemos deben ser extraídos de una fuente natural.

El cuerpo humano es una maravillosa máquina creada por la naturaleza, capaz de curarse a si mismo de una manera asombrosa. Pero como nuestro planeta Tierra, si no lo cuidamos, enferma. Si no le proporcionamos los elementos esenciales para la correcta función de los órganos y las células, nuestro cuerpo va degenerando hasta que aparecen las temidas enfermedades.

Con una buena alimentación, basada principalmente en frutas, verduras, cereales, legumbres, germinados, y semillas, nuestro cuerpo debería poder ser capaz de defenderse de los ataques del 90% de las enfermedades.

Otro hecho comprobado es que la restricción de calorías es un factor clave para ser mas longevos y mejorar la salud, bajar los niveles de LDL (colesterol malo), subir los niveles de HDL (colesterol bueno), mejorar la presión sanguínea, tener un corazón mas sano, etc. En estos tiempos se abusa en gran manera de las grasas y los alimentos animales. Eso provoca un aumento de las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, el cáncer, etc.


Pero hoy en día alimentarse correctamente es una tarea harto dificil. Las frutas y verduras que podemos comprar en la mayoría de establecimientos son insuficientes en nutrientes esenciales. La gente no va a dejar de comer en exceso alimentos de mala calidad, procesados, refinados, en definitiva, pura caloría sin nutrientes. Entonces ¿Que hacer?


Varios científicos de universidades importantes comenzaron a estudiar ingredientes que nos proporciona la naturaleza, esperando encontrar algo que nos ayudara en el proceso de lograr una mejor salud para todos.


La universidad de Harvard lo logró.


En noviembre de 2006, el doctor David Sinclair, científico de la universidad de Harvard, descubrió una molécula llamada Resveratrol, que se encuentra en la piel de la uva roja, y en el vino tinto. Durante años se ha sabido que el vino tinto tiene efectos beneficiosos para la salud, y es por el Resveratrol.




Este descubrimiento explicaría lo que se denominó "paradoja francesa". Los franceses, aunque consumen gran cantidad de grasas y carbohidratos, tienen menos enfermedades del corazón que los norteamericanos, y ello se achaca al consumo de vino tinto.


El Resveratrol también se encuentra en los cacahuetes, las moras, el abeto, el eucalipto, y otros.

En numerosos experimentos se ha demostrado que el resveratrol aumenta la longevidad y compensa el efecto de las calorías, eleva la insulina y reduce la glucosa, reduce la presión sanguínea, ataca a las células cancerígenas, previene la diabetes y los efectos del envejecimiento, es anti inflamatorio, fungicida, anti bacteriano, etc, etc.


Estos efectos han sido comprobados en ratones, insectos y peces. En microorganismos la longevidad aumenta en un 60%.


En humanos también se están observando resultados asombrosos en el tratamiento de varias enfermedades.


La explicación radica en la manera en que el Resveratrol trabaja, actuando sobre el gen Sirt-1 (gen anti envejecimiento humano, protector de nuestras células), aumentando increíblemente su actividad, y contrarrestando los efectos de los daños producidos a las mismas en la vida diaria.


Tal ha sido la expectación y entusiasmo causados en la comunidad científica, que innumerables laboratorios y entidades han comenzado sus propios experimentos e investigaciones para averiguar mas sobre esta extraordinaria molécula, el Resveratrol, y se está aplicando en numerosos tratamientos para todo tipo de dolencias, con exitosos resultados.


Una consecuencia negativa es, sin embargo, el uso y abuso que de la fama de esta sustancia se pueda hacer por parte de empresas sin escrúpulos, que se aprovechen de la reputación del Resveratrol, para sacar al mercado todo tipo de productos que afirmen contenerlo.


En Estados Unidos existe una organización independiente, llamada Consumer Lab, que se encarga de testar productos de salud y suplementos que salen al mercado, comprobando que todo lo que afirmen y su publicidad sean ciertos, evitando el engaño a los consumidores.


Recientemente, Consumer Lab llevó a cabo una minuciosa investigación sobre los productos que afirmaban contener Resveratrol, y se llegó a la conclusión de que varios de los suplementos llevaban mucho menos Resveratrol del que afirmaban, conteniendo la mayoría de ellos ingredientes de relleno, como la querecitina, que es un inhibidor del gen Sirt-1, y bloquea la circulación de los metabolitos beneficiosos del Resveratrol.


De entre todas las empresas que ofrecen suplementos de Resveratrol en el mercado, Consumer Lab destacó a compañía BIOTIVIA como la de mas calidad, y sus productos Transmax y Bioforte fueron seleccionados como el de mas potencia y mejor suplemento de Resveratrol respectivamente. Consumer Lab confirmó que los productos de Biotivia responden exactamente a lo indicado en sus etiquetas, y que los consumidores pueden tomarlo con toda tranquilidad.


Biotivia afirma que sólo una cápsula de Bioforte equivale a 200 vasos del mejor vino tinto. Transmax es un suplemento de trans-resveratrol puro que toman muchos deportistas para mejorar su rendimiento.


Realmente este descubrimiento es un gran e importantísimo avance que podría ser la solución a muchos problemas de salud y llevar a una mejor calidad de vida.






AHORRAR COMBUSTIBLE Y SER MAS ECOLÓGICOS CON NUESTRO VEHÍCULO

El aire acondicionado aumenta el consumo de combustible en los vehículos en un 12% e ir a 120 km/h incrementa el gasto un 30 %
Ecoticias.com

Desplazarse en vehículo en verano es cada día más caro. Ir a 120 Km/h incrementa el gasto en un 30% y llevar el aire acondicionado un 12%. Conozca algunos consejos para reducir el consumo de combustible en sus viajes.
Según el Manual de Conducción Eficiente editado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) se puede ahorrar combustible y aplicar algunas técnicas reduce la emisión de contaminantes.

Algunas de las conclusiones son los siguientes:

--El vehículo automóvil utiliza un 15% de la energía total consumida en nuestro país, que proviene en el 98% de derivados del petróleo. El 40% de las emisiones totales de CO2 tiene su origen en el transporte por carretera.

-- Una adecuada conducción podría ahorrar del 10 al 25% de combustible y reducir las emisiones de CO2 en un 15%.

Para lograr este ahorro el estudio facilita los siguientes consejos:

--Comprobar mensualmente que los neumáticos lleven la presión correcta. Una presión inferior a la adecuada puede aumentar el consumo de carburante hasta en un 4%.

--Revisar el equipaje. El transporte de cada 100 kilos de peso gasta un 6% más de combustible.

--Es preferible usar marchas largas, respetando siempre los límites de velocidad, y mantener la distancia de seguridad para evitar frenazos, acelerones y consumos innecesarios.

---Arrancar sin pisar el acelerador.

--Se debe mantener, siempre que sea posible, una velocidad uniforme. Conducir a altas velocidades aumenta el consumo de combustible. Los fabricantes de automóviles hacen los cálculos sobre consumo de combustible de sus vehículos a 90 km/h, velocidad a la que menos consumo se produce. En cambio a 120km/h se consume un 30% más.

--¿Aire acondicionado o ventanilla? A 25 grados, el aire acondicionado aumenta el consumo de combustible un 12%. En ciudad, a bajas velocidades, abrir la ventanilla es más eficiente que usar el aire acondicionado. En carretera, a más velocidad ocurre lo contrario.

fuente: elconfidencialdigital.com