LA REINA DOÑA SOFÍA NO VA A LOS TOROS

Con permiso de Francisco Umbral y de PACMA (Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal), copio este artículo publicado en su página web (la de PACMA), porque creo que es digno de difundirse en toda España y más allá. Otro fantástico ejemplo de bien hacer literario al servicio del sentido común.

La Reina Sofía no va a los toros

Francisco Umbral

A mi querido colega y viejo amigo Antonio Burgos le tiene muy cabreado eso de que la reina no vaya a los toros, ni en Sevilla ni en Madrid ni en ningún sitio.Y hasta se permite Antonio dudar de la profesionalidad de la reina Sofía como tal, que es fama, porque la considera obligada a ir a los toros como una especie de Isabel II, que es sin duda el modelo nostálgico del cronista.Ni a los toros ni a otras fiestas de varilargueros, donde solía doña Isabel, va nuestra reina europea, civilizada, anticastiza, española y sensible.
Es lo que tiene la provincia. Que convierte a un buen cronista en un señor oracular, en un paisa que reina en la plaza y en la platina. Burgos es monárquico, pero monárquico casta, y no entiende que doña Sofía consume su magisterio, lo que precisamente la hace «una gran profesional», no yendo a los toros, nunca.
El rey está obligado a muchas cosas, tiene un protocolo, y sobre todo tiene una intuición, o sea que les ha cogido el punto flaco a los españoles y la postura a este país.El rey Juan Carlos tiene que tragar toros, y el príncipe a medias, pero la reina es libre de no ir a los toros, y los nacionales aún no nos hemos enterado de la gran lección que nos está dando con su repudio callado del crimen quíntuple, el magisterio de europeidad, de civilidad, de sensibilidad que la reina difunde desde la grada vacía.
Pasa además que estos Borbones se lo montan muy bien. Una infanta castiza y la otra como un jugador/a de balonmano o eso. Un príncipe prudente. Un rey que va a los toros, a esquiar, al balandro, y una reina que sólo sale con poetas y músicos. He aquí una familia que se reparte entre la pluralidad de los españoles, haciéndose así soluble en la realidad cambiante de España. La cuestión no es estar o no estar con ellos, porque son ellos quienes se nos han adelantado y están siempre con nosotros.
Ni siquiera te haría falta ser monárquico, Antoñito, para entender este juego y para respetar la «gran profesionalidad» de la reina, frase que es ya un tópico periodístico, y del que ella se ha distanciado reticente hace unos días, como diciendo: «Pero si yo no hago nada...» Y en ese «nada» entra el no ir ni siquiera a los toros, que tampoco valen las gafas negras para no ver la sangre, como sugiere AB, porque la sangre se huele antes que nada, Antonio, y tú, que eres tan sangriento de domingo, debieras saberlo.
Sevilla, capital de la cosa, se siente menospreciada por doña Sofía, o eso quiere creer el columnista. Madrid, donde viven cuatro monárquicos rojos, sí aprecia y valora la promiscuidad de la reina entre las artes y las letras. La mujer del Borbón no sólo ha de ser culta, sino parecerlo, y el redondel de los toros es el gran embalse de toda la incultura nacional.
Pero entre nosotros hay una mujer gris perla que no, que no quiere verlo, mas nadie escribe un artículo para hablar del callado magisterio de esa señora que no va nunca a los toros.Son las lecciones del silencio, las presencias de la ausencia, de las que debemos aprender. Doña Carmen Polo iba mucho y de mantilla. Ella sí soportaba muy bien la sangre. Era también una gran profesional. De la sangre.

Comentarios

Las más vistas

SOBRE LA PROHIBICIÓN DEL HYDROXYCUT

TESTIMONIO REAL SOBRE CURACIÓN DE LEISHMANIOSIS CON MMS

EDGAR KUPFER-KOBERWITZ, EL HOLOCAUSTO ANIMAL, Y EL CEREBRO VEGANO