sábado, 22 de enero de 2011

CODEX ALIMENTARIUS: AVANZANDO HACIA EL FIN DE LAS LIBERTADES


Ya está cerca. La ley que confirma a las multinacionales farmacéuticas, aliadas con nuestros políticos, como la mano negra que pronto acabará controlando cuantos años vivimos y en que condiciones. Y avanza con pasos de gigante, decidida a acabar con el libre comercio y consumo de productos naturales.

¿Que es el Codex?

Codex es la abreviación de Codex Alimentarius o Código Alimentario. La Comisión Codex fue creada en 1963 por la F.A.O. (Food and Agriculture Organization - Organización de Alimentos y Agricultura), y la Organización Mundial de la Salud, con el propósito de desarrollar un código de prácticas y consejos para "proteger la salud de los consumidores, asegurándo las prácticas comerciales justas y promoviendo la coordinación de todos los estándares alimentarios".

Existen 20 comités principales en diferentes países, cuya misión consiste en fijar estándares internacionales para el comercio con toda clase de productos alimentarios, como por ejemplo el Comité Codex de Cerales y Legumbres, en Estados Unidos, el Comité Codex de Aditivos Alimentarios y Sustancias Contaminantes, en Holanda, el Comité Codex de Etiquetado Alimentario, en Canadá, y el Comité Codex de Nutrición y Alimentos para Usos Dietéticos Especiales, en Alemania.

Este último es el que nos concierne especialmente en estos días. La nueva ley sobre suplementos dietéticos naturales. En vigor en USA desde el 31 de Diciembre de 2010, la ley considera como toxinas todo nutriente, como vitaminas y minerales, los cuales serán eliminados de los alimentos, y su uso terapéutico será ilegal.

En resumen, las vitaminas y minerales, tan beneficiosos para la salud, que se han venido usando durante tantos años con resultados mayormente positivos, las hierbas curativas que se ha utilizado durante milenios para tratar enfermedades, especialmente en la medicina oriental, cuyas propiedades son mundialmente reconocidas y aceptadas, y en definitiva, todo producto natural, va a ser ahora declarado ilegal por la mafia de la industria farmacéutica, utilizando el Codex Alimentarius.

Si un país no está de acuerdo con él o se niega a seguir las normas del Codex, la OMC aplica la presión mediante la retirada de los privilegios comerciales y la imposición de sanciones comerciales.

La Organización Mundial de la Salud fue creada con el propósito de velar por la salud de los ciudadanos. Por desgracia, se ha convertido en la organización que vela por los intereses económicos de las multinacionales farmacéuticas que, viendo como los ciudadanos, cada vez más informados, y cada día más inclinados hacia los remedios naturales que hacia las drogas que ellos comercializan, han iniciado el ataque final para arrebatarnos la libertad de elegir lo que quermos consumir, incluso cultivar.

Se acerca el fin de los negocios de productos, suplementos y cosméticos naturales. La industria de la Salud Natural será aplastada por el gigante farmacéutico, que tras muchos intentos, va pronto a conseguir su objetivo.

Siguiendo esta ley del Gran Hermano, en poco tiempo nos estará prohibido cultivar frutas u hortalizas en nuestros huertos, la producción de alimentos orgánicos, y la comercialización de cualquier suplemento natural que no se ajuste a sus restrictivas normas. Como resultado, dispondremos sólamente de lo que las farmacéutcas y grandes corporaciones como Pfizer y Monsanto produzcan, de forma sintética o manipulada genéticamente, con escaso valor nutricional y menos aún curativo.

En definitiva, el Extorsionador, Corrupto y Criminal Gran Hermano, nos tendrá a todos agarrados por los mismísimos, sin libertad de elegir lo que consumimos, escrutitizados y vigilados las 24 horas, enfermos y sumisos esclavos, incapaces de protestar, y bajo el total dominio de los dueños del mundo.

¿Te parece excesivo, te parece ciencia ficción, o una locura? Entonces es que no vives en el mundo real de hoy en día. Empieza a pensar en los distintos acontecimientos mundiales que han llevado consigo un estado de alarma o miedo. Aunque parezcan no tener ninguna relación entre ellos, todos tienen un denominador común: la campaña del miedo llevada a cabo desde las esferas más poderosas del planeta, cuya meta es la sumisión y control total y absoluto de la población.

El SIDA, La gripe aviar, la gripe porcina, las crisis económicas mundiales causadas por los bancos, los cada vez más estrictos controles de seguridad en los aeropuertos, sin ninguna razón de ser, nacidos a partir de la gran mentira del 11-S, ahora la nueva ley Codex... lo siguen intentando, no cejan en su empeño, y poco a poco, paso a paso, y muchas veces con la misma población exigiendo la protección de sus gobiernos, las libertades se nos están acabando. Nos las están quitando una a una, con las excusas de los problemas creados por ellos mismos. Ellos crean un problema, culpando a un enemigo inexistente, y ellos nos ofrecen la solución, a base de privarnos de nuestra libertad, en nombre de la seguridad.

Y lo peor de todo es que no reaccionamos. La ley Codex nos va a quitar la posibilidad de poder comer orgánico, ya que las frutas y verduras naturales serán un veneno. No podremos tomar suplementos de vitaminas, más que los comercializados por los mafiosos, sintéticos y en cantidades ridículas, que no nos permitirán optimizar nuestra salud. Gracias al control de los alimentos, a los que se les quitarán las vitaminas y minerales, y a la imposibilidad de suplementarnos con productos naturales, caeremos en las arenas movedizas de la Gran Farmacia y sus drogas. Nos tendrán atrapados sin poder movernos, y acabaremos sucumbiendo ante los devastadores efectos de los medicamentos que no solo nos obligan a tomar, a la mas mínima señal de algún desarreglo, sino que somos nosotros mismos, la población borrega y sumisa, la que cada vez más los demanda.

No puedo evitar recordar a los habitantes de una pequeña isla del Caribe, que visité hace poco, cuyas ricas tierras de cultivo proporcionan una variedad de exquisitas frutas y verduras, con un sabor que hace tiempo tenía olvidado. Lejos de la cultura de cultivo intensivo de los países industrializados, cuyas cosechas hace tiempo que crecen casi sin contenido vitamínico, los cultivos de las humildes gentes de aquella islita son altamente ricos en vitaminas, minerales, y nutrientes esenciales. Me asombró increíblemente escucharles hablar de las propiedades de cada fruto, oírles decir que esto es bueno para la hipertensión, o aquello para el cáncer, o el colesterol... gentes sencillas cuyos conocimientos provienen de sus mayores, sabiduría que se transfiere de generación en generación, y cuyos efectos son bien visibles. Son personas sanas, felices, que no consumen medicamentos, que su medicina es únicamente el fruto de la naturaleza.

Que desgracia volver aqui y encontrarme con la estupidez y arrogancia del mundo industrializado y sus mafiosos controladores. Aqui la gente usa sin control medicamentos que cada año matan a miles de personas. ¿Que hace la OMS al respecto? Prohibir los nutrientes naturales... ¿Que es esto? ¿Una pesadilla? ¿Una película de terror? No es posible que todo esto esté ocurriendo y no nos rebelemos.

¿Y porqué? Porque nuestros queridos políticos nos tienen bien entretenidos con el fútbol, la basura televisiva, y las leyes antitabaco (contra esto si se protesta... irónico, no?). La falta de información es alarmante, y para nuestra desgracia, va a acabar con la libertad de poder decidir hacer y consumir lo que nos venga en gana. Nos lo estamos buscando. ¿Que vamos a hacer para no acabar en una tiranía dictatorial mundial, en un estado policial? No os lo toméis a broma. Atad cabos y deducir. La información independiente es esencial. El poder de decidir incuestionable. Ahora es nuestro turno. Digamos NO a la ley Codex y a todo atentado de quitarnos las libertales esenciales. Informémonos en sitios independientes y actuemos en la medida en que nos sea posible para impedir que todo esto siga avanzando. Se está haciendo tarde.