jueves, 9 de enero de 2014

HASTA NUNCA 2013

Adiós 2013. Adiós para siempre, y llévate lejos todo lo malo que me trajiste. Me dejaste apática, sin inspiración. No quise volver al blog. Las ideas se fueron, el entusiasmo se apagó. Fuiste duro, 2013. Te llevaste a papá. Se quedaron sus cenizas en la montaña, que tanto amaba. Fue una persona verdaderamente única, muy especial. De convicciones inamovibles, ideas fijas y un poquito de intolerancia con respecto a cierto tipo de personas y situaciones, era un hombre sin embargo muy afable y conversador, con un deseo que nunca llegó a cumplir: tener un amigo de verdad, alguien con quien compartir de vez en cuando conversaciones inteligentes. No tenía piedad para lo que consideraba erróneo. Muy duro en sus reacciones, en ocasiones, y con una visión de la forma de vivir la vida y hacer las cosas, tan sistemática y recta, que muchas veces sacaba a la gente de sus casillas. Sin embargo, ¿que es lo que recordamos ahora de el? Era un hombre íntegro. Su infinita honestidad, su dedicación y devoción total hacia su trabajo, en el que era el mejor sin ninguna duda, y su familia, nosotros, su mujer y sus hijos. Hubiera literalmente dado la vida en cualquier momento por nosotros sin dudarlo un segundo. Sus sacrificios y enormes esfuerzos, para proporcionarnos bienestar, no cesaron hasta el final de sus días, apoyados por la bondad, entrega, y amor incondicional, de su mujer, nuestra madre. Sin ella nada hubiera sido posible, porque mamá era la columna donde nos apoyábamos todos, (papá incluído), la que siempre estaba ahí, la que siempre escuchaba, y muchas veces callaba sin haber querido callar, la que todo lo daba, sin esperar nada a cambio, y su entrega fue total. Todo nuestro amor también a ti, mamá.

Como cualquier familia, tuvimos nuestros problemas. Pero ahora que todo ha pasado, ahora que los momentos mas duros y tristes se alejan poco a poco, lo que queda son sus risas, su particular sentido del humor, sus contradictorias personalidades: a veces duro e inflexible, otras el mas dulce e ingenuo ser, que lloraba como un niño ante sentimientos verdaderos, y actos de bondad y generosidad humana. Sus frases geniales quedarán para nuestra posteridad, habiendo ya traspasado fronteras. Su personalidad única no será olvidada jamás.

A ti papá, que se que estás siempre a nuestro lado, te dedico este escrito, que ha querido por fin salir de mi cerebro y de mi alma, después de una larga sequía. A ti papá, que sé que ya lo has comprendido todo. Te echo mucho de menos, pero estás en el corazón. Silver, tu querido compañero y amigo felino, tan dócil y cariñoso, tan inteligente que solo le faltaba hablar, y que tanto te adoraba, se fué detrás de ti. Os veo ahí, tan felices, con Silver en tus rodillas, y el precioso Nelson, tu querido pastor alemán, que se fue hace muchos años, sentado a tu lado. Quien no ha conocido el cariño de un animal no humano, no ha conocido el verdadero amor incondicional. Seguro que estás de acuerdo, papá. Te quiero.





Y para terminar de hacernos daño, también, año 2013, te llevaste a nuestro Guinness. Nuestro dulce, precioso, querido Guinness, compañero sensible donde los haya, conocedor de emociones, cariño y consuelo, risas y lágrimas. Ahora sigues siendo, arriba, el angelito que eras aqui abajo. Te llevamos siempre muy dentro, para siempre, Guinness.


Mis mejores deseos para toda la gente buena, que este año 2014 nos haga olvidar las penas y penalidades sufridas, y que traiga felicidad y bienestar, para todos los seres y especies que viven en este planeta. Que la gente abra los ojos. Que entre la compasión en sus vidas. Que vean las injusticias y luchen contra ellas. Que acabe el miedo, el pasotismo, el conformismo, la ignorancia. Que cada vez estemos mas unidos y seamos capaces de una vez por todas de luchar juntos, dejando diferencias de lado, para salvar este maravilloso planeta, nuestra casa, que estamos matando con alevosía y desprecio. Hagamos honor a la palabra "humano", que ya ha perdido prácticamente su significado. 

Y aunque a muchos les parezca mentira, la compasión empieza por el ser mas pequeño e indefenso, el que muchos consideran insignificante y sin importancia, el que no puede hablar, al que se puede ignorar y abandonar, al que se le puede dar una patada porque nadie va a hacer nada, excepto esos locos defensores de los animales. Si esas gentes que no lo piensan dos veces, pudieran llegar a sentir compasión por ese pequeño ser vivo, lo demás está hecho, el amor se extenderá a todo ser viviente. Ejercitemos la compasión a todos los niveles. Eliminemos de nuestra vida lo que signifique daño, crueldad, o explotación hacia cualquier ser vivo. Y el mundo cambiará. 

Por mucho que nos cueste creerlo, si solo un porcentaje de la población abre los ojos, y cambia sus costumbres, para adoptar otras mas respetuosas con la Vida, el resto llegará. Habéis oído hablar del "Síndrome del centésimo mono"? Es algo que ocurre en todas las especies. Cuando a una especie se le enseña una costumbre nueva, o la aprende debido a la necesidad de evolución, la información es guardada en los genes, y las nuevas generaciones ya nacen sabiendo, sin que nadie les haya enseñado. Así, podemos nosotros cambiar la crueldad innata de la especie humana. Si parte de la humanidad siente y ejercita la compasión hacia absolutamente todos los seres vivos, todas las especies, entendiendo su derecho a vivir y a no sufrir, las nuevas generaciones nacerán llevándola en su ADN. Hagamos que esto sea así.
Un abrazo para todos.

Cristina