No dejemos que nos manipulen

Hay una cosa que me tiene enferma, y nunca mejor dicho. ¿Nos toman por tontos?

La salud de los ciudadanos, está claro, debería ser la prioridad del ministerio de Sanidad. ¿O no? Pues parece ser que no. Cuando veo cosas como el caso de la Depuralina, producto totalmente natural que se ha retirado del mercado, por precaución, porque resulta que ha habido tres casos de problemas hepáticos en Portugal. ¡Es que es tan ridículo que no sé como la gente no se da cuenta de lo que hay detrás de esas retiradas de productos naturales!

Vamos a ver, se ha comprobado que el producto está compuesto por ingredientes naturales totalmente inocuos para el organismo humano, además de ser apto para diabéticos.

Otra cosa es que la empresa estuviera registrada debidamente para comercializar sus artículos (no es que fuera ilegal, pero le faltaba alguna licencia).

Pero lo que para mi es un verdadero cachondeo es que Sanidad retire un producto inocuo y consienta en seguir vendiendo tabaco, que según ellos mismos avisan "mata".

¡Y que mas da que mate, si nos da tanto dinerito, jugosito, que importa que la gente se muera, no lo vamos a retirar del mercado "por precaución", porque ya sabemos lo que hace! Allá la gente si se quiere suicidar, mientras nos sigan entrando los millones!

¿Y que podemos decir de los miles de ciudadanos que mueren cada dia por causa de las medicinas? Los medicamentos, ya sea por recetas equivocadas, por abusos, o por efectos secundarios, matan a muchísima gente cada dia. ¿Y que mas da, si la industria farmacéutica nos da esos dividendos tan apetitosos, nos da esos incentivos para que vendamos mas y mas y los recomendemos mas y mas?

Esa industria farmacéutica tan poderosa, que sigue aumentando sus beneficios año tras año, a costa de la gente enferma, esa industria que se inventa nuevas enfermedades que no existen, para poder vender mas fármacos, esa industria que incluye gente sana en grupos de riesgo para que empiecen a drogarse con sus flamantes productos...

Esa misma industria, compinchada con Sanidad, es la que persigue a la medicina alternativa, a los naturópatas, a los productos naturales inofensivos, a las empresas que venden suplementos alimenticios naturales, etc, para que no les quiten clientes y beneficios.

Porque pensémoslo bien... cada vez la gente se da mas cuenta de que con una vida sana y una alimentación adecuada acompañada de suplementos naturales, no enferman. Por eso empiezan a proliferar tanto los productos naturales. Y gracias a ello, poco a poco, habrá menos gente enferma. Menos enfermos=menos venta de medicamentos.

¡Eso no interesa! ¡Ataquemos a los productos naturales! ¡No importa como! ¡Que una persona ha muerto en Uzbequistán y resulta que había tomado un suplemento de hierbas del Tibet una vez... que caiga el peso de la justicia sobre las hierbas del Tíbet! ¡No podemos consentir que la población arriesgue su vida con las hierbas del Tibet, el cacahuete Malayo, o las algas del Mar Muerto! No importa si se quieren suicidar con cuarenta cigarrillos al día, allá ellos, mientras nos paguen, pero CUIDADO!!! ¡¡¡Lo natural puede se peligroso!!! ¡A la carga la Inquisición Sanitaria Españolaaaa!

Ay... lo siento, me dejo llevar, pero es que es tan, tan ridículo, que me da pena que haya periodistas que sigan el juego a estas chorradas que pasan en nuestro país, y escriban "¡Escándalo!" "¡Cuidado con tal producto, lo retiramos por posible amenaza a la salud!"

Señor, señor, que penita de cerebros.

A ver, que eso no quita que no se permitan promesas de milagros, cuando los productos milagrosos no existen. Eso nadie lo debería defender. Pero que en vez de atacar con saña a los productos naturales, que se metan específicamente con los estafadores que prometen que con tal producto te vas a quitar diez kilos de encima en una semana. O que tal otro producto te va a deshacer la grasa del cuerpo, aunque te atiborres!

Por supuesto que a esos hay que perseguirlos. Como a cualquier engañabobos que saca el dinero a la gente con falsas promesas. Pero que se dejen de cazas de brujas con cosas que son inofensivas, y que empiecen a prohibir algo inadmisible como que los médicos receten SIEMPRE medicamentos de tal o cual empresa, porque les pagan por ello. Eso si que es de escándalo. O que, como en el caso de una persona conocida, que por un simple constipado el médico le recetara nada menos que ¡OCHO MEDICAMENTOS! A donde vamos a llegar...

Como me gustaría que la gente dejara de pensar que pueden comer lo que les de la gana, que luego el médico les cura. La mayoría de enfermedades se pueden prevenir con una nutrición adecuada, y con el cambio de hábitos, que estamos ya demasiado influenciados por los norteamericanos, y comemos cualquier porquería que nos ponen delante.

Pero claro, como no hay una educación para una correcta alimentación, la gente ignora que la totalidad de alimentos industriales son potencialmente desastrosos para su salud. Harinas refinadas, cereales refinados, azúcar y sal por toneladas, frutas y verduras genéticamente modificadas, sin prácticamente vitaminas ni minerales, la mayoría provenientes de una tierra sobreexplotada, que ya no da mas de si. Pesticidas, aditivos, conservantes, colorantes...

No es extraño que haya tantas enfermedades. Comemos mal, deprisa, de mala calidad, y demasiado. Luego está el estrés, la contaminación, los cosméticos cargados de productos químicos, el agua de mala calidad, el tabaco, el alcohol, etc, etc, etc.

Lo raro sería tener una sociedad sana. Y luego, a los que comemos orgánico, somos vegetarianos, buscamos siempre lo integral, y tomamos suplementos nutricionales, vitaminas, etc, nos llaman como poco "extravagantes". Pues señores, comparemos: la salud de unos y otros lo dice todo. Y los que hemos pasado por la etapa de la alimentación deficiente, industrial, y la despreocupación por la calidad, sabemos lo que puede significar el cambio al lado contrario: una salud de hierro.

Jamás me cansaré de propagar las bondades de una alimentación sin productos animales, ni lácteos, ni refinados, ni industriales.

Que me llamen lo que quieran, pero aqui estoy yo para dar fe.

Se puede pasar de la enfermedad a la salud sabiendo comer correctamente.

El 90% de las enfermedades están producidas por una alimentación deficiente y errónea. Si supiéramos comer no estaría este país medio drogado con medicamentos, y los cuartos de baño de la mayoría de familias, hasta el tope de medicinas, que se toman por nada, y que encima recomiendan a sus amigos.

¡Ójala nuestros gobernantes no fueran tan avariciosos, y en vez de dejar pasar ciertas cosas porque les dan beneficios, empezaran a educar a la gente con respecto a la nutrición, y a prohibir muchos alimentos que se venden en supermercados y que son tan dañinos para la salud como el tabaco!

Pero me temo que aún tardaremos mucho en llegar a eso, si es que alguna vez llegamos. En este mundo siempre importarán mas los beneficios económicos que la vida de las personas. Y por supuesto, quien se atreva a contradecir a los poderes supremos, y a los medios influenciados por las multinacionales, que se prepare.

Por suerte, yo no soy nadie, y no espero que boicoteen mi blog, pero hay verdaderos profesionales en medicina alternativa, que no pueden decir ni "mu" sobre como son realmente las cosas, porque se los cargarán profesionalmente. Y serán tachados de "curanderos" "estafadores" y Dios sabe que otras lindezas, porque se hayan atrevido a blasfemar diciendo que tal producto puede ayudar a curar el cáncer. Triste.

Pero claro, el "Gran Hermano" no puede permitir que nadie le arrebate el derecho a tener una población enferma y controlada, y cualquiera que afirme que se puede evitar el cáncer mediante una óptima nutrición, sólo puede ser un loco, un charlatán, o un estafador.

¡Atención! ¡No estoy diciendo que no los haya! (que la gente enseguida se agarra a un clavo ardiendo). Pero hay que saber distinguir y no meter a todos en el mismo saco, cuidado, que es Sanidad la misma que persigue lo natural y la que permite el tabaco.

Eso es todo.

Comentarios

Las más vistas

SOBRE LA PROHIBICIÓN DEL HYDROXYCUT

TESTIMONIO REAL SOBRE CURACIÓN DE LEISHMANIOSIS CON MMS

EDGAR KUPFER-KOBERWITZ, EL HOLOCAUSTO ANIMAL, Y EL CEREBRO VEGANO