domingo, 28 de febrero de 2010

¿NOS GUSTAN LOS ANIMALES O NOS GUSTA POSEER ANIMALES?

Encarcelado de por vida... nada mas triste que un pájaro, el símbolo de la libertad, tras las rejas


Los seres humanos somos muy particulares. Llamamos a las cosas como nos conviene llamarlas, según lo que nos interese defender. En cuestión de animales, las cosas no son distintas. El hombre de hoy en día cambia los nombres a los trozos de animales muertos que ingiere, para que la noción de estar comiendo una parte de un cadáver no moleste ni a su conciencia ni a su apetito. Disponemos de nombres que disimulan lo que verdaderamente son, tales como bistec, paletilla, morcillas, solomillo, jamón, magro, panceta, etc. También es cierto que hay otros mas descriptivos, como muslo o pechuga, pero no suenan tan cruentos.

Y hablando de lenguaje conveniente, me causan perplejidad las personas que alegremente afirman que "les gustan los animales" y luego te enteras de que tienen pájaros enjaulados, serpientes en una caja o diminuto terrario, perros o gatos encerrados todo el día en mini balcones, peces en una pecera redonda, sin nada más que agua, iguanas, hurones, u otros animales exóticos metidos dentro de un apartamento...

¿Que definen ellos como "amor a los animales"? ¿Dicen que les gustan porque les gusta contemplarlos? Seguramente será eso, como el que le gustan los jarrones chinos, y va y se compra uno para poder verlo en su casa cada día. La diferencia es que los animales no son jarrones chinos. Ni siquiera son peluches. Están vivos, y tienen sus necesidades, y sus sentimientos, como nosotros. Un animal salvaje, por mucho que haya nacido en cautividad, nunca será feliz dentro de un piso. Lo tolerará, y no le quedará más remedio que vivir en su cárcel, como vive un preso, aguantando, pero con el alma triste y el cuerpo débil.

Que inmensa melancolía y desolación me produce ver al pájaro en la jaula, al elefante o al tigre en el circo, a un pez en una pecera, a un perro en un balcón, a un delfín o una orca en el delfinario de turno, haciendo payasadas para la gente. Y hablando de orcas, recuerdo la noticia de hace un par de días, cuando una orca acabó con la vida de su entrenadora. Una orca que ya había causado problemas en el delfinario, y a la cual se seguía sometiendo a realizar espectáculos, conociendo su naturaleza agresiva... agresiva porque no se adaptaba a vivir en esclavitud, a tener que hacer jueguecitos y bobadas para entretener a los seres humanos.

Que tristeza que te arrebaten tu libertad y te saquen de tu entorno para pasar a ser un payaso esclavo. Y que, cuando desesperado por el encierro, explota tu carácter salvaje y libre, y matas sin premeditación ni alevosía a la persona que te somete cada día, persona a la que se supone debes amar y respetar, porque te da pescaditos por hacer los truquitos, te llamen asesina. Al igual que llaman asesinos a los toros que, defendiéndose, acaban con la vida del torero.

Que injusto y que sin sentido. Los humanos adaptamos las palabras y las situaciones para que nos sirvan, convenientemente, a nuestros propósitos y caprichos, para poder defender lo indefendible, para poder seguir haciendo lo que nos da la gana con las vidas de los animales, sin sentir el más mínimo remordimiento.

¿Quien puede alegrarse al ver un pajarillo encerrado para siempre en una jaula? ¿A quien puede gustarle ver o tener en su piso a un animal salvaje? Solo a quien NO le gustan los animales, solo a quien NO ama a los animales. Solo a aquel que está convencido de que su condición de humano le da derecho a "poseer" a los seres de otras especies que le venga en gana, por el puro egoísmo de decir que "tengo una serpiente" o "tengo una iguana". Amigo, a ti no te gustan los animales, porque si no, no les harías lo que les haces.

Hay gente que me ha dicho que entonces tampoco es justo tener gatos y perros en casa. Ojo: no saquemos las cosas de contexto, ni metamos todo en el mismo saco: el que ha rescatado un perro o un gato de la calle, o de una perrera, ha proporcionado al animal una vida mejor. Si lo tiene en su casa, bien cuidado, tratándole con respeto y cariño, y con libertad de movimientos (sin estar encerrado en una habitación o balcón), tiene todo mi apoyo.

Las cosas hay que analizarlas con sentido común. Mucha gente se siente ofendida cuando le hablas de estas cosas. Y estoy convencida de que algunos de ellos no se han parado a pensar que un pájaro ha nacido para ser libre, no para pasar su vida encerrado en una jaula. Posee alas por una razón: para volar. Por eso, sugiero que os paréis a mirar a los ojillos de los pobres animales enjaulados: veréis como siempre son ojos tristes. También lo son los de los pobres gatitos o perritos que se encuentran en las tiendas de animales, en algunos mercadillos. Nacidos de una madre encerrada de por vida en una nave, utilizada como máquina de hacer cachorros hasta que se muera, cachorros que pasarán muchísimas horas en una jaula, hasta que llegue alguien que, con suerte, les vaya a cuidar toda su vida con cariño.

Y si no hay suerte, pasarán más y más horas en esas jaulas, solos, o con otros compañeros, tristes y muchas veces mal atendidos o enfermos (comprobado personalmente), y quien sabe lo que les deparará el destino si no son vendidos. No lo quiero ni pensar, porque se me parte el corazón. Que mezquinos somos los humanos, capaces de utilizar las vidas de los animales para contentar nuestros caprichos, desahogar nuestra violencia, entretenernos, o sacar beneficio económico de ellos.

Está claro, decir "me gustan los animales" es muy relativo: depende de quien provenga, pero para saberlo, solo hay que echar un vistazo a sus animales. Cuanto nos queda por aprender, cuanto nos queda por evolucionar...

Si queremos vivir en un mundo mejor, hay que acabar con el especismo. El día en que aprendamos a respetar a los animales, a no someterlos a nuestros antojos, y a permitirles vivir su vida en libertad, como nos gusta a nosotros vivirla, será el día en que podremos considerarnos seres avanzados. ¿Quien conocéis que respete y ame a los animales, que no respete y ame a las personas? Sin embargo, el que trata mal a los animales, también trata mal a las personas. ¿Que nos dice esto? Pues entonces. Ahí está la respuesta.

El día en que el hombre aprenda a ser humilde, olvide su maldito egocentrismo, y se de cuenta de que todas las especies compartimos este mundo, y todos, TODOS, tenemos derecho a vivir en libertad, el día en que el hombre deje de creerse Dios, ese día habremos salvado el planeta, y a nosostros mismos.

Cristina


video

domingo, 14 de febrero de 2010

CHINA: NO A LAS CORRIDAS

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida! Esto si que no nos lo esperábamos: China se ha posicionado y su gobierno ha dicho "no" a las corridas de toros.
Como comentaba en mi post anterior, no todos los chinos son crueles con los animales, aunque sigue existiendo una crueldad sin limites en ciertos sectores de la sociedad china. De hecho, hay bastantes grupos de ecologistas y defensores de los animales en el país asiático.

Entre ellos, el grupo "Protección de los Animales en los Medios", cuya fundadora, Zhang Dan, ha declarado a la agencia EFE que "es un proyecto absolutamente inaceptable, el toreo es cruel, salvaje y sangriento. No puede considerarse un deporte". Zhang asegura que en China son muchos los amantes de los animales. Supongo que ellos sufrirán tanto como sufrimos los antitauirinos en España el hecho de que desde fuera se nos desprecie por albergar tan horrendo espectáculo, y que sus luchas contra el maltrato animal serán seguramente más duras que las nuestras.

Según el artículo de ABC.es, (gracias, amigo del "Equipo A" por el enlace), "fue el Movimiento Internacional contra el Toreo (IMAB) el que inició en noviembre una campaña inexorable para persuadir a los chinos de que frenaran la importación de una tradición "bárbara".

Tanto los pro taurinos chinos como los españoles, se equivocaban grandemente al señalar que en China existe una gran pasión por el toreo, y que los opositores son una minoría. Sus sueños de construir un nuevo imperio taurino se han ido al carajo. Bienvenidos a una nueva era. Aunque no lo parezca, esto es un gran avance. China dice no a la barbarie de la tortura como entretenimiento. Un gran paso, como dijo el astronauta, por muy pequeño que parezca.

Ha sido una verdadera alegría leer esta noticia, porque sinceramente, dada la reputación de China en el trato a los animales, ya nos veíamos todos el renacer de las corridas en aquel país.

Enhorabuena a todo el que se ha opuesto a semejante locura, gracias a todos los que habéis firmado las peticiones, y mucho ánimo a los grupos ecologistas y defensores de los animales en China... no lo tienen nada fácil.

Fuente: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=264786