LA RESURRECCIÓN DEL IBEX: LA PRIMERA CLONACIÓN DE UN ANIMAL EXTINTO


El Ibex era un precioso y majestuoso animal, una cabra salvaje autóctona de las montañas del Pirineo aragonés y francés conocida popularmente como Bucardo. Era una especie bastante común hasta que la caza masiva en el siglo XIX arrasó con ella dejándola al borde de la extinción, con poco más de 100 ejemplares.

En los años 70 por fin se la declaró especie protegida, aunque como suele pasar, se hizo caso omiso de tal protección, y en el año 2000 murió el último ejemplar de los 30 que quedaban en su reducto del Parque Nacional de Ordesa.

Por desgracia, y como viene ocurriendo sin que se les ponga demasiadas trabas, los cazadores furtivos, y muchos que no lo son, se pasan por el forro leyes y normativas, campando a sus anchas y dándole con gusto a eso de acabar con las vidas de otros seres por diversión y para calmar sus ansias de sangre con los que no se pueden defender, arrastrando los genes de nuestros lejanos antepasados los Neandertales hasta que no quede ser alado o de cuatro patas vivo en este planeta.

Pero a lo que venía era a contaros lo de la clonación del Ibex. Gracias a unas muestras de piel de la cabra que recogieron y crionizaron unos científicos poco antes de su extinción, se ha podido llevar a cabo la primera clonación de un animal extinto. Como recordaréis, en el año 1996 se consiguió clonar a una oveja, la famosa Dolly, aunque nunca hasta ahora se había clonado un animal ya extinto.

La clonación se llevó a cabo usando una técnica similar a la usada con Dolly, conocida como "transferencia nuclear". Los investigadores implantaron ADN del tejido que habían crionizado en huevos de cabras domésticas, con lo que crearon 439 embriones, de los cuales 57 fueron implantados en hembras. Solo hubo 7 embarazos, y de ellos únicamente hubo un nacimiento, una hembra, que desgraciadamente murió a los siete minutos del nacimiento, debido a dificultades respiratorias, causadas probablemente por un fallo en el ADN usado para crear el clon.

A pesar de los fallos y el deficiente proceso, los investigadores son optimistas y piensan que esto solo es el principio de una etapa, en la que la clonación será la única posibilidad de recuperar especies extinguidas, o en peligro de extinción. Incluso se asegura que se podrían clonar animales extinguidos bastantes años atrás, con células extraídas de ratones hace 16 años.

Los científicos especulan sobre la posibilidad de clonar especies antediluvianas como el mamut, aunque con pocas esperanzas, ya que el ADN se degrada con el tiempo, y daría lugar a fallos en las secuencias que harían imposible que dichos animales vivieran. Aún así no lo dan todo por perdido, y siguen investigando posibles técnicas para recuperar especies que, de otro modo, jamás podremos volver a ver vivas, a no ser en documentales. Otra opción sería ver sus cabezas colgadas en el salón de aquellos que prefieren poseer un cadáver disecado que les recuerde lo machos que son, a la belleza de un animal lleno de vida, en su hábitat natural.
Dejando a un lado lo correcto o incorrecto de jugar a Dios, (cada uno que opine como quiera), en vez de luchar por recuperar especies extinguidas, mi modesta opinión es que mas les valdría luchar por preservar la vida de las que todavía nos quedan en este planeta, castigando muy duramente a los infractores para los que el placer de matar bien vale cargarse unas cuantas especies que les traen sin cuidado.

Miles de especies se extinguen cada año en el mundo, ya sea por cacerías o destrucción de su hábitat. Tengo un sueño, muy lejano, pero que quizá en el futuro se cumpla, si enseñamos a los niños a respetar la vida en todas sus manifestaciones: que las armas, algún día, sean un objeto de museo, que la gente mire con horror, como hoy miramos los instrumentos de tortura medieval, pensando: ¿Como eran capaces de usar esto contra seres vivos? Sean personas o animales, nadie, absolutamente nadie, se puede creer con el derecho de acabar con otra vida. Sea humana, sea animal. Ojalá mi sueño se cumpla.


Artículo de Cristina Sebastián, basado en una noticia publicada en Telegraph.co.uk



Comentarios

Las más vistas

TESTIMONIO REAL SOBRE CURACIÓN DE LEISHMANIOSIS CON MMS

SOBRE LA PROHIBICIÓN DEL HYDROXYCUT

EDGAR KUPFER-KOBERWITZ, EL HOLOCAUSTO ANIMAL, Y EL CEREBRO VEGANO